Saltar al contenido

Somos mucho más predecibles de lo que creemos

John Trinkaus un investigador de la Universidad de Nueva York realizó el siguiente experimento: pidió a cien personas, escogidas al azar, que llevaban maletines con cierres con combinaciones numéricas que le dieran el número de la combinación de su maletín. Descubrió que casi el 75% de esas personas llevaban la misma combinación que venía de fábrica y no la habían cambiado, ya fuera por miedo a cometer algún error al modificar la clave o la por simple pereza de hacer el cambio.

¿Por qué somos predecibles?

Una parte importante de las actividades que realiza el ser humano son predecibles y ello se debe a un tipo de comportamiento colectivo que viene de muy lejos, desde que apareció el homo sapiens. En la naturaleza también podemos encontrar ese elemento de predictibilidad en numerosas de sus representaciones. Es posible que este elemento de predictibilidad se base en la necesidad de evitar errores de cara a garantizar la supervivencia de manera que cuanto más reconocible sea el alcance del movimiento más difícil será errar porque conocemos y reconocemos lo que hacemos y somos hábiles en hacerlo.

La predictibilidad y la orientación de los usuarios en un espacio físico

La predictibilidad forma parte de una de las bases sobre las que se sustenta un programa de Wayfinding. Cuanto más elementos de orientación e información sean fácilmente reconocibles por los usuarios de un espacio físico, tanto más eficaz será el programa. Hemos de tener en cuenta que cuando ponemos señales direccionales, por ejemplo, en un centro comercial, intentamos generar un patrón de identificación que favorezca que la persona entienda en microsegundos lo que se le dice y que no tenga que pararse a pensar ¿qué tengo que hacer? Sino que ese patrón inconsciente que ha almacenado en su parte más inconsciente active con rapidez el proceso de decisión. Si esto no se produjera de forma tan automática sería como si fuéramos en coche conduciendo y tuviéramos que pensar continuamente qué tenemos que hacer, lo que nos llevaría a una gran dificultad a la hora de manejar el vehículo en un entorno saturado de información e interacciones.

La pregunta siguiente es ¿y cuáles son esos patrones claramente identificables por la mayoría de usuarios? Eso tiene que ver con la conducta de usuario y lo iremos desgranando a lo largo de las diferentes entradas de este Blog.