Saltar al contenido

Oficinas

En señalética de oficinas hemos de tener en cuenta en primer lugar la complejidad del edificio, y si este pertenece a un complejo mayor o no, así como la necesidad de definir con claridad los flujos que se vayan a producir, los elementos de transporte vertical involucrados, los servicios ofrecidos  y las diferentes tipologías de usuarios que van a usar los espacios comunes para dirigirse a su lugar de destino. Hoy en día cada vez más se está dando relevancia a la experiencia que tienen los usuarios en estos edificios de oficinas. Los diferentes edificios compiten entre sí por atraer a los clientes, empresas que quieran establecerse allí. En este aspecto la señalética tiene un papel relevante a la hora de generar una buena experiencia de visita.

La marca del edificio

Un edificio de oficinas ha dejado de ser un lugar anodino que se limita albergar unos determinados espacios. Con la evolución de las exigencias de los usuarios, las nuevas políticas de personal, el incremento de la concienciación en torno a la responsabilidad social, etc. las oficinas están incorporando una gran oferta de servicios en sus propuestas, más allá de un espacio físico. La marca del edificio o de las oficinas adquiere una relevancia importante, así como la oferta de servicios de valor añadido que cumplan con las necesidades apuntadas.

Horas punta y señalética

Los edificios de oficinas tienen, en general, un flujo continuo de personas que entran y salen durante todo el día si bien, de forma puntual, hay momentos de concentración de gran número de personas que quieren entrar o salir a las mismas horas. Esto puede llevar a colapsos de los sistemas de entrada y salida o de transporte vertical, que nunca son suficientes. La señalética de oficinas puede contribuir a disminuir este problema, segregando determinados flujos de personas por áreas de forma que se equilibren los usos de entradas y salidas así como el de ascensores, montacargas o escaleras mecánicas.

Tipología de usuarios

También nos podemos encontrar en un edificio de oficinas con diferentes tipologías de usuarios que usen del edificio de maneras distintas. Esta diversidad obliga a crear itinerarios claros para cada tipología de usuario de forma que se favorezca la movilidad dentro del edificio. Así mismo contribuye a segregar al tipo de usuario de forma que no interactúen todos ellos en el mismo momento en los mismos circuitos o itinerarios. Como hemos dicho, los edificios cada vez  intentan diferenciarse más de otras ofertas del mercado a incorporando en sus instalaciones servicios de valor añadido (salas de lactancia, zonas de networking, restaurantes y cafeterías, salas de reuniones, etc.).  Bajo este punto de vista la señalética no sólo va a favorecer el uso de estos servicios, lo que supone en algunos casos un incremento de los resultados, sino que puede contribuir de forma directa a la creación de una experiencia de visita positiva y, como consecuencia, a un aumento de la reputación de marca del edificio.